Quizá te interese:

Crítica Star Wars: El despertar de la Fuerza

Hay una célebre premisa cinematográfica perpetuada con el paso de los años: " Si algo funciona, no lo toques ". Yo eso lo comple...

Hacia un nuevo giro político en España

Fuente: La Sexta

El 24 de Mayo no será recordado como un día más en la retina de los españoles. Si tiramos de hemeroteca, todavía podemos recordar aquellas palabras de María Dolores de Cospedal, hoy sin la mayoría absoluta en Castilla-La Mancha, retando a los indignados del 15-M a presentarse a unas elecciones. Esa especie de desafío, lanzado desde la inocencia de quien se cree inalcanzable, ayer les ha arrebatado a los populares la mayoría absoluta en más de 500 municipios en toda España, incluyendo plazas clave en su gestión política como Madrid o Valencia. 

La irrupción de nuevos actores políticos como Podemos o Ciudadanos ha supuesto un auténtico terremoto en el escenario político nacional. La formación de Pablo Iglesias, integrada en varias candidaturas de Unidad Popular, ha provocado un giro drástico en favor de la izquierda a nivel estatal. Un giro del que podría decirse que el mayor beneficiado ha sido, curiosamente, el PSOE, que recupera a nivel autonómico Extremadura y Asturias, aunque sus resultados en las municipales han sido algo más discretos, con una actuación bastante destacable en Andalucía y una caída en picado en Barcelona, en donde el PSC apenas ha logrado 4 concejales. 

Sin embargo, con la victoria de Ada Colau y Manuela Carmena, el gran triunfador de la noche electoral ha sido sin duda Podemos. Si bien es cierto que su poder a nivel autonómico todavía está lejos de pugnar con el PP y el PSOE, han conseguido afianzarse como la tercera fuerza política en este sentido, siendo clave en comunidades como Asturias, Castilla-La Mancha o Aragón para que no gobierne el Partido Popular. En lo referente a las municipales, las candidaturas de Ahora Madrid y sobre todo la de Barcelona en Comú han dado la campanada, tras una campaña electoral que ha ido sin duda de menos a más. Para la memoria estará la imagen de una endeble y superada Esperanza Aguirre dando su opinión frente a los micrófonos, una figura sinónimo del fracaso y del hundimiento generacional que asolan al Partido Popular.

El único partido que ahora mismo parece capaz de echar alcohol sobre las heridas de los populares es precisamente Ciudadanos, más sinónimo de "recambio" que de un cambio político propiamente dicho. Los de Albert Rivera, que han cosechado algo menos de 1,5 millones de votos en total (un 6,5%), son la llave para que el PP siga gobernando en ciudades como Málaga, Granada o Murcia. Esta posición hace retroceder un poco los ánimos respecto a la formación naranja, que ve todavía muy lejos alcanzar a Podemos en esa pugna que mantienen como "referentes del cambio". Quienes a día de hoy están más lejos incluso de esa lucha son UPyD e IU, cuya caída libre desde hace más de un año parece no tener fin. Ambos se quedan totalmente fuera del ayuntamiento madrileño, mientras la formación que ya ha dejado de presidir Rosa Díez apenas logra 129 concejales en todo el territorio estatal.

Hoy es día de conclusiones y análisis en frío, y lo que ha quedado más que claro es que el Partido Popular tiene, a día de hoy, todas las papeletas para salir de la Moncloa el próximo mes de noviembre. Tras haber perdido diez mayorías absolutas en las veinte ciudades más pobladas de España, entre las que destaca un feudo inexpugnable como era Madrid, llegó la hora de tomar decisiones a un Mariano Rajoy que sigue creyendo que esto no va con él. El (de momento) presidente del gobierno ha desmentido cualquier posible cambio en la cúpula del partido, y todo parece indicar que él seguirá siendo el nombre que encabezará la lista de los populares a la presidencia. El PSOE, por su parte, se acerca poco a poco (ha obtenido sólo un 2% menos de votos que el PP), mientras Podemos se alza como la alternativa más factible y sobre todo real al bipartidismo. Los próximos seis meses de gestión municipal serán clave de cara a que Pablo Iglesias pueda entrar en la Moncloa, un acontecimiento que podría cambiar completamente el devenir histórico de España y de la izquierda.

0 comentarios :

Publicar un comentario